Blanqueamiento dental casero: Ventajas y riesgos de 5 métodos destacados

El blanqueamiento dental casero es la alternativa más económica comparada con el blanqueo químico o blanqueamiento dental profesional realizado con peróxido de hidrógeno u otro producto químico de blanqueo. Por lo tanto, los antiguos tratamientos de blanqueamiento de dientes naturales se oponen a las más modernas (y caras) técnicas de odontología cosmética, indicadas para conseguir una sonrisa envidiable y dientes blancos.

Tener los dientes blancos y una sonrisa brillante no siempre es sinónimo de dientes sanos y limpios. Antes de recurrir a cualquier tratamiento de blanqueamiento, ya sea natural o químico es esencial hacerse un examen dental con un especialista. Le corresponde al dentista dar su consentimiento o no para blanquear los dientes e indicar el tipo de tratamiento más adecuado.

En presencia de caries, gingivitis, enfermedades orales, púlpitos o hipersensibilidad dental, el blanqueamiento dental se recomienda sólo después de tratar el problema subyacente. Por tanto, es importante regular (cada 3 a 6 meses) la higiene dental con un profesional y al menos una vez al año, hacerse el chequeo dental (y no sólo cuando hay algún problema con los dientes).

Desde la antigüedad, el hombre ha buscado formas de mejorar la estética de la sonrisa. Como sucede a menudo, la combinación de cepillo de dientes, pasta de dientes y enjuague bucal no siempre es suficiente para asegurar los dientes blancos. Por no hablar, entonces, de todas las sustancias que causan manchas en los dientes, haciéndolos feo y descoloridos. Aunque la forma natural es menos eficaz que el blanqueamiento dental profesional todavía puede mejorar el esquema de apariencia y color natural de los dientes amarillos o manchados.

Recordemos brevemente que los peores enemigos de los dientes blancos son sustancias como el café, el té, el chocolate y el tabaco. Incluso fumar, la predisposición genética y el envejecimiento puede alterar la blancura codiciada de los dientes.

Los remedios caseros utilizados en el pasado para blanquear los dientes son aún hoy en día, medidas importantes para mejorar la estética de la sonrisa.

Los tratamientos de blanqueamiento no son todos iguales. Algunos son bastante sencillos y relativamente baratos, mientras que otros son más agresivos y pueden causar serios daños al esmalte de los dientes.

Hay muchos tratamientos para blanquear los dientes en los que se puede confiar. Sin embargo, incluso si etiquetado como “natural”, siempre se debe usar con moderación y prudencia.

Sólo para dar un ejemplo, aunque muchos son en efecto blanqueadores efectivos estos contienen bicarbonato de sodio, pocos saben que un uso excesivo de la misma sustancia puede causar daños tales como sangrado de las encías, hipersensibilidad dental, cambios en la flora bacteriana natural de la boca, etc.

Vamos a analizar las diferentes estrategias caseras y naturales de blanqueamiento dental, distinguiendo entre los aspectos positivos y negativos de las más destacadas.

Blanqueamiento dental casero: Ventajas y riesgos de los 5 métodos mas destacados

1- Bicarbonato de sodio

Ventajas

• Elimina manchas e imperfecciones del esmalte dental.
• Hace que los dientes queden brillantes y saludables.
• Se puede añadir a la pasta dental para un mejor efecto blanqueador.
• Si añade unas gotas de agua, el bicarbonato de sodio actúa como una pasta de dientes para blanquear los dientes.
• Puede mejorar la acción blanqueadora natural del bicarbonato de sodio mediante la adición de unas gotas de jugo de limón.

Riesgos

• El uso prolongado de este blanqueamiento natural no es recomendable, ya que puede erosionar el esmalte de los dientes.
• Debe ser utilizado en las dosis adecuadas para evitar poner en riesgo la salud dental.
• El aumento del pH de la cavidad oral que ejerce el bicarbonato altera la flora bacteriana de la boca.
• Contraindicado en presencia de dentina y cemento expuesto.
• Puede promover o potenciar la hipersensibilidad dental.

Es necesario que se enjuague muy bien la boca después del tratamiento con bicarbonato de sodio.

2- Salvia

Ventajas

• Elimina las manchas formadas en la superficie externa del diente.
• También ejerce un efecto antibacteriano.
• Remedio para la halitosis.

Riesgos

• No abuse: al usar la salvia para blanquear los dientes hay que usarla con moderación ya que esta ejerce una acción mecánica y química (abrasiva).

Sólo tiene que repetir la aplicación dos veces por semana. Un uso inmoderado de la salvia como un blanqueador puede aumentar la sensibilidad de la dentina.

3- Acido málico

Ventajas

• Es un ácido alfa-hidroxi característico en la fruta, particularmente abundante en las manzanas y las fresas. Ayuda a aumentar el brillo de los dientes.
• Ejerce un buen efecto blanqueador natural.
• El jugo de manzana verde es particularmente rico en términos de ácido málico; por lo tanto, se puede utilizar de vez en cuando como un enjuague bucal natural.
• La pasta de fresas, rica en ácido málico debe mantenerse en los dientes al menos 4 a 5 minutos para asegurar un buen efecto de blanqueamiento natural.

Riesgos

• Este método de blanqueamiento dental debe utilizarse con precaución debido a que el ácido málico puede dañar el esmalte de los dientes.

Utilice este método 2 veces a la semana. No mas.

4- Apio y zanahoria

Ventajas

• Estos alimentos actúan como eliminadores de manchas naturales y blanqueadores, ya que aumentan la producción de saliva, un agente de autolimpieza fisiológico.
• El apio y las zanahorias también ayudan a mantener un aliento fresco, lo que dificulta la supervivencia de las bacterias responsables de la halitosis.

Riesgos

• No se han reportado riesgos particulares o desventajas relacionadas con blanquear los dientes con apio y zanahorias.

5- Limón (cáscara + zumo)

Ventajas

• Ejerce un valiosa efecto blanqueador natural.
• Especialmente adecuado para blanquear dientes amarillos causados por el tabaquismo.

Riesgos

• El abuso de esta sustancia blanqueadora casera (jugo o cáscara) en los dientes puede dañar el esmalte debido a su excesiva acidez.

Se recomienda frotar con la cáscara de limón empapada de su jugo, directamente sobre los dientes. Después se recomienda el lavado de inmediato de la boca con agua tibia.

Recordar una vez más que cualquier tipo de blanqueamiento dental no debe realizarse en presencia de caries, enfermedad periodontal, la gingivitis, sarro y la pulpitis.

Mantener sus dientes blancos

Para prolongar el efecto promovido por cualquiera de los métodos de blanqueamiento dental aquí mencionados, es bueno evitar, siempre que sea posible, manchar los dientes. A continuación se presentan algunos consejos útiles para mantener los dientes blancos y sanos el mayor tiempo posible:

• Asegure de hacerse a diario una buena higiene bucal.
• Cepille sus dientes después de cada comida o merienda.
• No fume.
• Blanqueamiento alterno dentífrico formulado con sustancias naturales para aquellos que tienen dientes sensible.
• Cuidado con las pasta de dientes demasiado agresivas para el esmalte de los dientes.
• Utilice cepillo de dientes, de preferencia de cerdas suaves.
• No abuse de colutorios desinfectantes.
• Limite el consumo de café, té y chocolate.
• Utilice con precaución y por períodos cortos sustancias blanqueadoras. El exceso de tratamientos para blanquear los dientes (tanto químicos como caseros) pueden atacar el esmalte y hacer los dientes hipersensibles.