Blanqueamiento dental realizado por un profesional

Una bella sonrisa es una excelente presentación de uno mismo y es una fuente de autoestima y confianza. Poseer dientes blancos y de aspecto brillante es un deseo cada vez más extendido, por lo que impulsa a muchas personas a solicitar un blanqueamiento en el campo profesional.

El color de los dientes es una variable dada y muy personal que depende de los factores como estado de salud general, del estilo de vida y los alimentos. El tabaquismo, el consumo regular de alimentos como el té o el café, pueden pigmentar el esmalte de los dientes por lo que los hacen más oscuro y menos brillante. Asimismo, la edad y las intervenciones de desvitalización pueden contribuir a un aumento de la pigmentación de los dientes. La translucidez natural de esmalte de hecho, hace que el engrosamiento progresivo de la dentina sea visible, así como los materiales de relleno presentes en algunos tubos de dientes apagan el brillo de la sonrisa.

Aunque hay trataminetos o métodos de blanqueamiento caseros, realmnete la solución a este problema es el blanqueamiento dental realizado por un profesional.

Hay una gran serie de remedios para blanquear hágalo usted mismo, la mayoría de ellos efectivos, pero altamente peligroso para la salud del esmalte y las encías si no son administrados correctamente.

En el mercado se pueden encontrar muchos métodos para blanquear los dientes en casa. los cuales poseen ingredientes activos menos concentrado que en el profesional y no se aplican en los dientes perfectamente limpios y secos, como sucede en un entorno clínico. Además, la falta de supervisión del dentista, no descarta efectos secundarios desagradables.

La intervención de blanqueamiento profesional es el único capaz de combinar seguridad y resultados, que le permite obtener una sonrisa brillante y salvaguardar el bienestar de los dientes y las encías.

Una técnica de blanqueamiento dental muy usada en la actualidad por los profesionales, implica el uso de peróxido de hidrógeno, el potencial de blanqueo que actúa con la activación por medio de una lámpara halógena especial, provocando un elemento catalizador capaz de beneficiar el proceso.

Después se aplica una protección adecuada de las encías, en la superficie del diente del paciente un gel que contiene peróxido de hidrógeno, en una concentración que penetra en el interior del esmalte dental (que tiene una estructura prismática capaz de abrirse para absorber la sustancia para blanquear) sin afectar en modo alguno su integridad.

La concentración mayor o menor del principio activo y de la duración de la exposición, permiten obtener un resultado diferente dependiendo de la intensidad aplicada.

Cuando el tratamiento se hace con un profesional, la sesión de blanqueamiento es normalmente precedida por una limpieza dental adecuada y una supervisión del estado de salud oral.

También, hay dentistas que utilizan pastas de dientes blanqueadoras, estas contienen abrasivos que borran las manchas en el esmalte.

Es poco probable que el blanqueamiento dentales cause efectos secundarios graves, aunque los dientes de algunas personas quedan sensibles por unos días. También se puede dar una leve irritación momentánea.

La supervisión del dentista y la seguridad de la tecnología en un lugar profesional, hacen que el tratamiento de blanqueamiento dental totalmente seguro y eficaz.